5.6. Acto de fe

Seguir el flujo de ejecución es una de las maneras de leer programas; pero puede volverse rápidamente una tarea laberíntica. La alternativa es lo que llamamos el “acto de fe". Cuando llegamos a una función, en lugar de seguir el flujo de ejecución, damos por sentado que la función trabaja correctamente y devuelve el valor apropiado.

De hecho, usted ya practica dicho salto de fe cuando usa funciones internas.

Cuando llama a math.cos o a math.exp, no examina la implementación de dichas funciones. Simplemente da por sentado que funcionan porque los que escribieron las bibliotecas internas de Python son buenos programadores.

Lo mismo se aplica cuando llama a una de las funciones programadas por usted.

Por ejemplo en la Sección 5.4, escribimos una función llamada esDivisible que determina si un numero es divisible por otro. Una vez que nos hayamos convencido de que dicha función es correcta, comprobando y examinando el código, podremos usar la función sin tener siquiera que volver a mirar el código otra vez.

Lo mismo vale para los programas recursivos. Cuando llegue a la llamada recursiva, en lugar de seguir el flujo de ejecución, tendría que dar por supuesto que la llamada recursiva funciona (es decir, devuelve el resultado correcto) y luego preguntarse: “suponiendo que puedo hallar el factorial de n - 1, ¿puedo hallar el factorial de n?" En este caso, esta claro que sí puede, multiplicándolo por n.

Por supuesto, es un tanto extraño dar por supuesto que la función esta bien cuando ni siquiera ha acabado de escribirla, pero precisamente por eso se llama acto de fe."

0