3.8. Flujo de ejecución

Para asegurarse de que una función se define antes de su primer uso, tiene que conocer el orden en el que se ejecutan las sentencias; a esto se le llama flujo de ejecución.

La ejecución comienza siempre por la primera sentencia del programa. Las sentencias se ejecutan a razón de una cada vez, en orden, hasta que se alcanza una llamada a una función.

Las definiciones de funciones no alteran el flujo de ejecución del programa, pero recuerde que las sentencias que hay dentro de la función no se ejecutan hasta que se hace la llamada a la función. Aunque no es habitual, puede definir una función dentro de otra. En este caso, la definición de función interior no se ejecuta hasta que no se llama a la función exterior.

Las llamadas a funciones son como un desvío en el flujo de ejecución. En lugar de ir a la siguiente sentencia, el flujo salta hasta la primera línea de la función a la que se llama, ejecuta todas las sentencias que encuentre allí, y vuelve a
retomar la ejecución en el punto donde lo dejo.

Esto suena bastante sencillo... hasta que se acuerda de que una función puede llamar a otra. Mientras estamos en medio de una función, podríamos vernos obligados a abandonarla e ir a ejecutar sentencias en otra función mas. Pero mientras estamos en esta nueva función, ¡podríamos salirnos y ejecutar otra función mas!

Afortunadamente, a Python se le da bien tomar nota de donde esta, de manera que cada vez que se completa una función, el programa retoma el punto en donde lo dejo en la función que hizo la llamada. Cuando llega al final del programa, termina.

¿Cual es la moraleja de toda esta historia?

Cuando este leyendo un programa, no lo lea desde la parte superior a la inferior. En lugar de eso, siga el flujo de ejecución.

0