13.7. Algoritmos

Cuando escribe una solución general para una clase de problemas, en contraste con una solución específica a un problema concreto, ha escrito un algoritmo.

Mencionamos esta palabra antes pero no la definimos con precisión. No es fácil de definir, así que probaremos un par de enfoques.

Primero, piense en algo que no es un algoritmo. Cuando usted aprendió a multiplicar números de una cifra, probablemente memorizo la tabla de multiplicar.

En efecto, memorizo 100 soluciones específicas. Ese tipo de conocimiento no es algorítmico.

Pero si usted era “haragán" probablemente hizo trampa aprendiendo algunos trucos.
Por ejemplo, para encontrar el producto de n por 9, puede escribir n-1 como el primer dígito y 10 - n como el segundo dígito. Este truco es una solución general para multiplicar cualquier numero de una cifra por 9.  ¡Eso es un algoritmo!

De forma similar, las tecnicas que aprendió para la suma y la resta con acarreo y la división larga son todas algoritmos. Una de las características de los algoritmos es que no requieren inteligencia para llevarse a cabo. Son procesos mecánicos en los que cada paso sigue al anterior de acuerdo a un conjunto simple de reglas.

En nuestra opinión, es un poco vergonzoso que los humanos pasen tanto tiempo en la escuela aprendiendo a ejecutar algoritmos que, de forma bastante similar, no exigen inteligencia.

Por otra parte, el proceso de diseñar algoritmos es interesante, un desafío intelectual y una parte primordial de lo que llamamos programar.

Algunas de las cosas que la gente hace naturalmente, sin dificultad ni pensamiento consciente, son las mas difíciles de expresar algorítmicamente. Entender el lenguaje natural es un buen ejemplo. Todos lo hacemos, pero hasta el momento nadie ha sido capaz de explicar como lo hacemos, al menos no en la forma de un algoritmo.

0